Blogia
olvido

Canción de vida y de muerte

Es más importante el día en que uno muere que el día en que uno nace. Al nacer no sabemos como vamos a ser, como vamos a actuar, el daño que vamos a hacer, o las cosas que vamos a aportar al mundo...
El día que yo nací le trajeron flores a mí madre, pero no eran flores de enhorabuena
sino de pésame, eran blancas y negras, puede que fueran de colores, pero en ese ambiente todo se teñía de gris.
Recuerdo una guitarra de fondo, que cantaba desconsolada, tal vez no sea un recuerdo, sino parte de mi imaginación, pero recuerdo cada nota, como si me hubiera acompañado durante toda la vida, sí, la banda sonora de mi vida...
El día que yo nací fue tristeza y gloria, ¿quién dice que los hijos son un regalo de dios? Para ella, mi madre, fue mas bien un castigo, y creo que indirectamente también fue un castigo para mí. Cielo azul, nubes blancas, hojas caídas... Recuerdos que nunca se olvidan, forman parte de tu vida.
Al menos heredé un don: el saber, el conocer, el comprender, mi intuición, que aunque no pudo ser compartida con el mundo, tuve la oportunidad de aprovecharla hasta el final...
Soy dueña de mis pensamientos, soy consciente de mis actos, y no me arrepiento de nada de lo que he hecho. ¿Pero quién me va a salvar de mi triste final? Sí, porque me muero por dentro, ¿mi corazón no late? ¿Mis pulmones no me avivan? Mi alma no me responde...
Desde el instante en que nací, nadie quiso saber de mí ¿tanto daño puede hacer una criatura? ¿De qué sirve conocimiento, saber... si la gente en mi interior nunca se ha atrevido a ver?
Quiero mi nombre, mi cara, mi cuerpo, mi vida, mi sonrisa, mis sentimientos... ahora empiezo a ver nubes grises, ya no cantan los pájaros, ya no escucho mis latidos.
Una vez en un sueño desperté, me sentía vacía, desnuda ante la gente, en medio de la multitud, en el centro del universo, y me sentía sola, estaba rodeada de gente, pero me sentía sola, muy sola, porque la gente de mi alrededor siempre se ha limitado a exigirme, también a elogiarme, a premiarme, yo solo quería...
En algún momento dejé de darles lo que me pedían, y entonces dejaron de apoyarme, de adorarme, se apagó la magia que hacia que se sintieran atraídos hacia mi mundo, se rompieron las interacciones entre nuestras almas. Yo era como el núcleo de un átomo y todo giraba entorno a mí, o eso me parecía, pero mi átomo se rompió con un simple susurro.
Sí, éste fue mí sueño, parte de mi vida, porque "la vida es sueño, y los sueños sueños son..."
Mi pesadilla personalizada, mi micromundo, roto por un débil enlace. Se rompió la pequeña línea que había entre mi ficción y vuestra realidad, la guitarra dejó de sonar,... solo me quedaba mi eco, mi voz que resonaba en el universo, mi grito de socorro, mi grito de alerta...
Me gusta el tacto del maíz tembloroso bajo la palma de mi mano, aunque sé que algo aguarda, mí destino me persigue, veo su sombra sobre mis hombros, ahora sé qué me hubiera gustado hacer con mi vida, pero ahora es demasiado tarde porque prácticamente no me queda nada de ella,...
Después de mi batalla solo queda mi rendición, mí rendición hacia el mundo, hacia vuestro mundo, ese es el primer paso, el segundo es olvidar...
Todavía no veo ningún claro de alegría en mi cielo nublado. La oscuridad empieza a invadir mi espacio, donde antes había claridad y brillo ahora solo hay un tono gris, burlesco y ruin. Aunque quizás nunca hubo un cielo azul, quizás ese azul es el azul del recuerdo del mar de mi ilusión...
Muchas veces me he preguntado si volveré a oír las notas de mi canción, la canción principal de la banda sonora de mi vida. Supongo que las notas representan cada buen sentimiento que salió de mi corazón y que nunca fue bien correspondido. Y cada una de las seis cuerdas de la guitarra simbolizan los límites entre la realidad y la locura que tantas veces he roto, por eso, quizás mi canción a dejado de sonar, porque he cruzado demasiadas veces el limíte de la realidad. Puede que cuando muera mi canción vuelva a sonar, mí cielo se vuelva a aclarar,..., volveré al sueño del que salí, mí sueño, un nuevo sueño donde pueda ser yo mi mísma, porque ¿alguien dijo que la locura es mala? No ¿verdad?
Cuando vuelva a mí fantasía volveré a pensar en mi tontería, sí, a los que creyeron conocerme les diré que he substituido la inteligencia por la tontería, ya que la tontería es infinitamente más interesante que la inteligencia, porque la inteligencia tiene límite, la tontería no...
Se me cierran los ojos, sí, tengo ojos para sorpresa de algunos... Empiezo a ver una luz que se abre paso rasgando el cielo, y sí, vuelvo a escuchar mi canción, las notas, los dedos que las tocan, son parte de mi cuerpo, sí, porque yo toco la guitarra, yo toco mi canción, porque es mi vida, y sé que mientras caiga a ese pozo sin fondo, del que no se regresa, seguiré escuchando mi canción, además, sentiré el acompañamiento del viento que roza mi piel mientras caigo, y es así, mi canción suena una y otra vez en mi cabeza, nadie mas la escucha, porque para los demás solo es la canción, la canción de la niña, que solo pedía una mirada aunque fuera desinteresada, es la canción de la chica a la que nunca miraron a los ojos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

6 comentarios

Carmen Happy -

Ha sido todo muy xulo y super emocionante, k fuerte!
By: C@rm€n Macia

rous -

cundo sientas q en tu vida nadie te quiere o te toma en cuenta sientete feliz por lo q has logradi hasta ahora porque vivir es un reto tu reto y ya lo lograastes.

Brujita666 -

Muy bueno, aunque frio, y a veces se puede perdonar sin olvidar, por que si no olvidamos tenemos esa experiencia en la que debemos enseñar a los demás; si no nos a gustado, para evitar que siga ocurriendo, y si ha sido bueno, para enseñarlo a todo el mundo que esté dispuesto a aprender. El olvido puede servir para olvidarnos de odiar.CIAO!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

silvia -

hola pekeña...me voy a ver ke hago...
kuku

Hellcat -

Me ha gustado mucho.

silvia -

ha sido duro y precioso leer lo ke has escrito. me ha encantado.
:)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres